Diamante

APLICACIONES

La microdermoabrasión es una limpieza profunda, con punta de diamante y absorción, que sanea, repara y revitaliza el rostro.

RESULTADOS

Es un tratamiento similar al peeling pero más profundo y menos agresivo. La microdermoabrasión reduce considerablemente los signos que dejan en el rostro agentes como el sol, el estrés, las marcas de acné y devuelve vitalidad a la piel. También puede atenuar manchas, cicatrices, arrugas, líneas de expresión y hasta reducir el tamaño de los poros.

¿CÓMO ACTÚA?

En la microdermoabrasión se utilizan cristales de diamante que van puliendo la epidermis con distintas intensidades al tiempo que se aspiran las células muertas ya exfoliadas. La sangre, sus nutrientes y el oxígeno llegan de manera más directa a la piel, lo que provoca una regeneración celular y el incremento en la producción de colágeno. Ambas acciones, fundamentales para la reparación facial, sin dolor ni efectos secundarios.

PASO A PASO Y DURACIÓN

La sesión de microdermoabrasión incluye: limpieza manual del rostro, dermoabrasión, extracción, masaje facial, mascarilla y crema final. La duración varía dependiendo de las necesidades específicas del rostro en ese momento, entre 60 y 80 minutos.